I.E.S SANTA MARÍA DE LOS BAÑOS

           

LA CRÈME DE LA CRÈME

 

 

 

El pasado jueves 19 de febrero de 2009, alumnos de francés de 3º y 4º de la ESO y 1º y 2º de Bachillerato, acudimos al auditorio de Beniaján para presenciar “La crème de la crème”, una obra de teatro en francés que, desde mi punto de vista, transmite un mensaje bastante interesante en la actualidad. No importa el idioma para transmitir un mensaje o las sensaciones que se llevan dentro.

Los personajes de la obra (Léonard, Madame Lapine, Brigitte, Nicolas y Jean Maurice), interpretados por tan sólo dos actores y dos actrices, forman parte de una empresa de belleza, en la que el científico Léonard fabrica una crema mágica. Brigitte y su novio, Jean Maurice, junto con el guardia de seguridad del edificio, Nicolas, harán todo lo posible por conseguirla, por lo que esa misma noche acuden al local y entran en el laboratorio. En primer lugar aparece Nicolas, el cual duerme primeramente a Léonard y, posteriormente, a Madame Lapine con la colaboración de Brigitte. Ésta, ciega por conseguir la crema, se compincha con Nicolas para dejar inconsciente a su novio. Más tarde, Brigitte acaba con Nicolas también para quedarse con la crema. Finalmente la crema resulta ser fatídica y produce, diez años más tarde, en el rostro de Brigitte efectos contrarios a los esperados, pues se convierte en una anciana arrugada y con el pelo canoso.

 

Desde mi punto de vista como actor, la interpretación de los actores ha sido magnífica, hasta el punto de que el actor que hacía un “doblete” de personajes parecía dos personas distintas, puesto que no nos percatamos ninguno de los asistentes de que era la misma persona. El pequeño “pero” que he visto ha sido el principio, a mi parecer un poco caótico por la introducción de sonidos que no venían a cuento. Por todo lo demás ha sido genial.

Lo que a mí me ha dado a entender esta obra es que somos esclavos de la importancia que se le da a la imagen, algo que nos hace olvidar valores esenciales, más profundos. Corremos un riesgo, ya que nos puede pasar lo mismo que a Brigitte. También se podía ver entre líneas que las personas somos muy egoístas, al igual que Brigitte y ello puede acarrear graves consecuencias. No pensamos más que en nosotros mismos sin darnos cuenta de que hay otras personas, diferentes a nosotros, que tienen tanto derecho como nosotros a disfrutar de lo que tenemos, al igual que nosotros tenemos derecho a disfrutar de lo que los demás tienen.

He de destacar también que el teatro me apasiona, entre otras cosas porque es un medio de comunicación bastante fuerte. Cada obra que se representa es por algo y todas transmiten un mensaje, algo que probablemente nos hace reflexionar a todos, tengamos la edad que tengamos, puesto que nunca es tarde para cambiar, o como dice el refrán “más vale tarde que nunca” (“mieux vaut tard que jamais”).

Creo que hablo en nombre de todos los alumnos que asistimos a la representación cuando digo que es una iniciativa que nos hace ver que hay algo más allá de lo que queremos ver y me gustaría que algún día, da igual lo que tarde en llegar, vivamos en una sociedad en la que haya igualdad, respeto al prójimo y justicia.

Un saludo

Juan Francisco Toral

Alumno de francés de 1º de Bachillerato.

www.teatrofortuna.es.tl